1.  


  2. Día 236 de 365:
    Las mujeres más hermosas solían parecerme inalcanzables. La cosa cambió cuando me daba lujo de mis dotes de galán al conquistar más de una chica que en muchos de mis colegas despertaba una envidia más grande que su ego. Tuve muchas parejas, y siempre aspiraba a una chica más hermosa que la que ya tenía. Luego de un tiempo me di cuenta de que lo inalcanzable en sí no es la belleza física —aunque claro, muchas chicas son altivas por tener un cuerpo bonito y por ende, no son fáciles de ligar—, lo inalcanzable es la sinceridad de un corazón humilde. Me miré en un espejo interno y me di con la sorpresa de que el altivo era yo, que mis aspiraciones eran pobres al pensar que con una chica que parecía modelo de revista podría alcanzar una felicidad envidiable. Fui envidiado, sí, pero no feliz. Un error así se paga con el tiempo. La mayoría de esas chicas con cuerpos prodigiosos terminaron por traicionarme, y por quitarme la pizca de esperanza que le tenía al amor. No digo que una mujer hermosa no pueda ser sincera, pues soy testigo de casos en los que su fidelidad es realmente admirable; digo que no me tocó correr esa suerte. Saltar de flor en flor sólo me dirigió al final del jardín en el que sólo había espinas de rosas que yacían rendidas en el suelo. Ahora sólo me he limitado a tratar de conseguir amistades, aunque admito que desearía ir más allá, pero he decidido dedicar mi tiempo a alcanzar metas personales.
    — Libro de vida | Heber Snc Nur (via tormentadepensamientos)
     


  3. Si las palabras no te dicen nada, quémalas y comprueba que al menos sirvan para dar calor.
    — Miscelánea | Heber Snc Nur (via tormentadepensamientos)
     


  4. Día 242 de 365:
    Si te soy sincero, soy de esas personas que de repente se sienten tristes sin saber por qué.
    — Libro de vida | Heber Snc Nur (via tormentadepensamientos)

    (via ritmo-poesia)

     


  5. Nunca te arrepientas de lo que hiciste, si no de lo que no te atreviste a hacer…
    — Paulo coelho (via edgaroe)

    (via ritmo-poesia)

     


  6. Me escribía caricias al revés
    para que pudiera también
    leerlas en el espejo.
     

  7.  

  8.  


  9. El silencio habla cuando las palabras callan.
    — La Niña de los Ojos Café (via la-nina-de-los-ojos-cafe)
     


  10. Al demonio le gustaba el diablo pero el diablo se fijo en el ángel